top of page
Buscar

Reducir el dolor y la hinchazón de las articulaciones ante un brote de Artritis Reumatoide

Actualizado: 27 sept 2023

Un brote de artritis reumatoide (AR) puede causar dolor e hinchazón en las articulaciones, fatiga y ansiedad. Afortunadamente, ciertas estrategias de afrontamiento pueden ayudarte a controlar los síntomas y tal vez incluso acortar la duración del brote, para que puedas volver a tu rutina normal lo antes posible.

A continuación te presentamos algunos consejos para controlar los síntomas de un brote de AR en casa. Estas sugerencias están destinadas a utilizarse además del plan de tratamiento recomendado por su médico.


Reducir el dolor y la hinchazón de las articulaciones de la AR


El signo más notable de un brote de AR es el aumento de la inflamación en las articulaciones, lo que provoca dolor e hinchazón. Es posible que tus articulaciones se sientan especialmente rígidas y doloridas por la mañana, cuando te levantas de la cama. Para reducir los síntomas articulares:


1. Revisa tu rutina de medicación

Los medicamentos para la AR pueden perder parte de su eficacia si no se toman a tiempo. Si tienes un historial de olvidarte de tomar sus medicamentos a tiempo, crea recordatorios, como una alarma repetida en tu teléfono.


2. Usa una férula

Una férula puede soportar una articulación dolorosa y minimizar los movimientos que la tensionan. Por ejemplo, una férula para la muñeca te permitirá usar las manos pero evitará los movimientos de la muñeca que pueden causar tensión en las articulaciones y provocar daños a largo plazo.


3. Evita los alimentos inflamatorios

Ciertos alimentos, como los refrescos azucarados y los alimentos fritos en aceite, pueden aumentar la inflamación y empeoran los síntomas de las articulaciones. Cámbialos por frutas, verduras y otros alimentos de origen vegetal ricos en fibra.


4. Prueba la terapia de calor

Alivia la rigidez de las articulaciones con terapia de calor, que ayudará a calentar y lubricar las articulaciones. Puedes utilizar calor húmedo, como una ducha caliente, o calor seco, como una almohadilla térmica o un parche térmico. Evita temperaturas que puedan quemar o irritar la piel y limite el tiempo de aplicación a 15 a 20 minutos algunas veces al día.


5. Prueba la terapia de frío

Disminuye la inflamación de tus articulaciones con terapia de frío, que puedes aliviar el dolor inflamatorio y ralentizar la producción de líquido articular que exacerba la hinchazón de las articulaciones. La terapia con frío puede ser especialmente útil después de la actividad. Coloca siempre un paño entre tu piel y una bolsa de hielo o fría, y limita el tiempo de aplicación a 15 a 20 minutos varias veces al día.


Fuente: Arthritis-health knowledge from Veritas


------------

¿Tienes ARTRITIS REUMATOIDE y quieres participar en un estudio clínico con CIREEM para juntos encontrar los mejores tratamientos para tu enfermedad?


POSTULARME A ESTUDIO CLÍNICO:



Comentários


bottom of page