top of page
Buscar

Tratamiento de la artritis psoriásica

No existe cura para la artritis psoriásica. El tratamiento se centra en controlar la inflamación de las articulaciones afectadas para evitar el dolor articular y la discapacidad, y en controlar la piel que se vea afectada. Uno de los tratamientos más comunes son los medicamentos recetados a los que se llama fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.

El tratamiento dependerá de la gravedad de tu enfermedad y de las articulaciones afectadas. Es posible que tengas que probar diferentes tratamientos antes de encontrar el que te cause alivio.

Medicamentos


Los medicamentos que se utilizan para tratar la artritis psoriásica incluyen los siguientes:

  • Antiinflamatorios no esteroides. Los antiinflamatorios no esteroides pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación en personas con artritis psoriásica leve. Los antiinflamatorios no esteroides de venta sin receta médica incluyen el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) y el naproxeno sódico (Aleve). Los antiinflamatorios no esteroides más potentes están disponibles con receta médica. Los efectos secundarios pueden incluir irritación estomacal, problemas cardíacos y daño hepático y renal.

  • Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales. Estos medicamentos pueden retrasar la evolución de la artritis psoriásica y evitar que las articulaciones y otros tejidos sufran un daño permanente. El medicamento antirreumático modificador de la enfermedad utilizado más frecuentemente es el metotrexato (Trexall, Otrexup u otros). Otros incluyen la leflunomida (Arava) y la sulfasalazina (Azulfidine). Los efectos secundarios pueden incluir daño hepático, supresión de la médula ósea e inflamación pulmonar o formación de cicatrices en los pulmones (fibrosis).

  • Agentes biológicos. Esta clase de medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, a los que también se los conoce como modificadores de la respuesta biológica, se enfocan en las vías del sistema inmunitario. Los agentes biológicos incluyen adalimumab (Humira), certolizumab (Cimzia), etanercept (Enbrel), golimumab (Simponi), infliximab (Remicade), ustekinumab (Stelara), secukinumab (Cosentyx), ixekizumab (Taltz), guselkumab (Tremfya) y abatacept (Orencia). Estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de padecer infecciones.

  • Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad sintéticos y con diana específica. El tofacitinib (Xeljanz) puede usarse en caso de que los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad convencionales y los agentes biológicos no hayan sido eficaces. Las dosis más altas de tofacitinib pueden aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos en los pulmones, eventos cardíacos graves y cáncer.

  • Medicamentos orales más nuevos. El apremilast (Otezla) disminuye la actividad de una enzima en el cuerpo que controla la actividad de la inflamación dentro de las células. El apremilast se usa en personas con artritis psoriásica de leve a moderada que no quieren o no se pueden tratar con medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad ni con agentes biológicos. Los posibles efectos secundarios incluyen diarrea, náusea y dolores de cabeza.


¿Tienes ARTRITIS PSORIÁSICA y quieres participar en un estudio clínico con CIREEM para juntos encontrar los mejores tratamientos para tu enfermedad?


POSTULARME A ESTUDIO CLÍNICO:


_______


Fuente: Mayo Clinic

Comments


bottom of page