top of page
Buscar

Tratamiento del lupus

El tratamiento del lupus depende de los signos y síntomas. Para determinar si deben tratarte y qué medicamentos usar, se necesita una conversación minuciosa con el médico acerca de los riesgos y beneficios.

A medida que los signos y síntomas se exacerban y desaparecen, tú y el médico pueden descubrir que necesitas cambiar de medicamentos o dosis. Los medicamentos que se usan con mayor frecuencia para controlar el lupus son:
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los antiinflamatorios no esteroides de venta libre, como el naproxeno sódico (Aleve) y el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), pueden usarse para tratar el dolor, la inflamación y la fiebre asociados con el lupus. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides más potentes se venden bajo receta médica. Algunos efectos secundarios de los antiinflamatorios no esteroide pueden ser sangrado estomacal, problemas de riñón y mayor riesgo de problemas cardíacos.

  • Medicamentos antipalúdicos. Algunos medicamentos que se usan frecuentemente para tratar la malaria, como la hidroxicloroquina (Plaquenil), afectan al sistema inmunitario y pueden contribuir a reducir el riesgo de brotes de lupus. Los efectos secundarios consisten en malestar estomacal y, en muy raras ocasiones, daño en la retina del ojo. Se recomiendan exámenes de la vista regulares cuando se toman estos medicamentos.

  • Corticosteroides. La prednisona y otros tipos de corticosteroides pueden contrarrestar la inflamación causada por el lupus. Las dosis altas de esteroides, como la metilprednisolona (Medrol) a menudo se usan para controlar las enfermedades graves que involucran a los riñones y al cerebro. Los efectos secundarios incluyen aumento de peso, tendencia a la formación de hematomas, debilitamiento de los huesos, presión arterial alta, diabetes y mayor riesgo de contraer infecciones. El riesgo de sufrir efectos secundarios aumenta cuando se aumentan las dosis y la duración de la terapia.

  • Inmunosupresores. Los medicamentos que inhiben el sistema inmunitario pueden ser útiles en los casos graves de lupus. Algunos ejemplos son la azatioprina (Imuran, Azasan), el micofenolato (CellCept), metotrexato (Trexall, Xatmep, otros), la ciclosporina (Sandimmune, Neoral, Gengraf) y la leflunomida (Arava). Algunos posibles efectos secundarios son mayor riesgo de infecciones, daño hepático, disminución de la fecundidad y mayor riesgo de padecer cáncer.

  • Biológicos. El belimumab (Benlysta) administrado de manera intravenosa, un medicamento más nuevo, también reduce los síntomas del lupus en algunas personas. Algunos efectos secundarios incluyen náuseas, diarrea e infecciones. Raramente, la depresión puede empeorar. El rituximab (Rituxan, Truxima) puede ser beneficioso para algunas personas que probaron otros medicamentos y no funcionaron. Los efectos secundarios incluyen reacción alérgica a la infusión intravenosa e infecciones.

En ensayos clínicos, se demostró que la voclosporina es eficaz para tratar el lupus.

Actualmente se están estudiando otros medicamentos potenciales para el tratamiento del lupus, como abatacept (Orencia), anifrolumab, entre otros.


¿Tienes LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO y quieres participar en un estudio clínico con CIREEM para juntos encontrar los mejores tratamientos para tu enfermedad?


POSTULARME A ESTUDIO CLÍNICO:


_______


Fuente: Mayo Clinic

コメント


bottom of page